Chávez buscó dejar atrás la sombra del cáncer para ser reelecto en Venezuela Encabezando una veintena de mítines, en los que habló, cantó y hasta bailó, el presidente venezolano, Hugo Chávez, buscó dejar atrás la incertidumbre en torno a su cáncer detectado en 2011, para demostrar que podrá gobernar seis años más si es reelecto el domingo, según expertos.
En tres meses de campaña, parte de la estrategia de Chávez ha querido “mostrar que está saludable o que pese a su enfermedad no tenía mayores dificultades para enfrentar la campaña; que sigue siendo la figura más importante del oficialismo y que está al frente de sus funciones de Estado”, explicó a la AFP el politólogo John Magdaleno.

Una semana después de que arrancara oficialmente la campaña el 1 de julio, Chávez, de 58 años, se declaró “totalmente libre” del cáncer y se entregó de lleno a la contienda electoral, luego de haber sufrido en febrero una recaída de la enfermedad que lo llevó a someterse a radioterapia en Cuba.

El presidente, que nunca reveló la ubicación de su cáncer, retomó sus actividades de gobierno e intensificó sus apariciones, rompiendo progresivamente con la imagen de líder ausente, que incluso llegó a anunciar decisiones de gobierno a través de su cuenta Twitter durante su convalecencia en La Habana.

Así, el gobernante, realizó varios recorridos por el país a bordo de un camión descubierto, y en medio de masivas concentraciones bailó, cantó y cerró sus actos con encendidos discursos, en los cuales atacó a su rival en los comicios, el ex gobernador Henrique Capriles Radonski.

Chávez, en el poder desde 1999, “ha hecho esfuerzos por mostrarse vigoroso y activo, para hacer desaparecer los temores de que su enfermedad no le permitiría terminar un periodo de seis años más.
Ese es un tema muy vital para el chavismo puesto que” este líder que personifica el poder “no tiene sucesor”, dijo la directora de la firma DataStrategia, Carmen Beatriz Fernández.
Pero persisten ciertas dudas

Sin embargo, los analistas coinciden en que el mandatario “no es el mismo” que el hiperactivo líder que durante años se hizo omnipresente en la vida de los venezolanos.

“No hace falta ni seguir rumores ni ser médico: no está en las condiciones físicas que tuvo en el pasado”, dijo el presidente de la firma Datanálisis, Luis Vicente León, añadiendo que Chávez debió por ello “extremar el uso de la virtualidad” en su campaña a través de actos retransmitidos por los medios de comunicación estatales.

En la campaña de 2006, por ejemplo, “la frecuencia de sus apariciones era casi diaria” en contraste con “las tres veces que apareció por semana” en esta ocasión, con excepción de la recta final, reafirmó Magdaleno.

Además, si bien el jefe de Estado afirma que su estado de salud es “inmejorable”, en algunos mítines dejó ver una fragilidad emocional, llorando o elevando plegarias a Dios para que le dé salud y vida.
“De vez en cuando aflora como un fantasma el cáncer, como en el estado Apure, cuando se conmovió hasta las lágrimas y de nuevo apareció ese tono emotivo que hace pensar que se estaba refiriendo a la enfermedad”, dijo Fernández.

Hace unas semanas, en ese estado occidental, el presidente lagrimeó durante un emotivo discurso, en el que pidió a Dios “volver a ser libre” tras hacer realidad su “proyecto de patria” socialista en un tercer mandato.

Pese a ello, León asegura que la enfermedad no tendrá un “costo directo” en términos de votos, porque un 66,3% de los venezolanos estima que está “curado” o que está “mejor”, mientras sólo un 10,8% considera lo contrario.

La población “no lo está comparando con el Chávez de 2006 sino con el Chávez de los rumores de hace tres meses que lo daban por acabado”, explica el presidente de la encuestadora.

Chávez lidera la inmensa mayoría de encuestas de cara a las elecciones del domingo, aunque Capriles recortó la brecha en la recta final de la campaña.

Lea la noticia completa en AFP
 

Etiquetas: