En 14 años en el poder, un total de 11 elecciones nacionales. En cada una el liderazgo del presidente Hugo Chávez ha estado presente, haciendo de cada campaña una suerte de plebiscito sobre el jefe de Estado y la permanencia de la revolución bolivariana en Miraflores. Sin embargo, por primera vez se pone en duda la presencia del mandatario en los comicios ante la poca información difundida sobre el tratamiento de recuperación que sigue en Cuba desde el martes pasado como consecuencia de su padecimiento de cáncer.

¿Echarán de menos a Chávez los candidatos a las elecciones regionales del 16 de diciembre? Los politólogos Nicmer Evans y Oswaldo Ramírez coinciden en que el jefe de Estado ya había advertido a los aspirantes del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) que no estaría a tiempo completo en la campaña: “Afirmó que las elecciones son responsabilidad de quienes son candidatos, en una dualidad perfecta: la potencia individual más su articulación con el partido y con las organizaciones sociales revolucionarias”, dice Evans.

El permiso que aprobó la Asamblea Nacional a Chávez para su viaje a Cuba no especifica la fecha de retorno, aunque algunos especialistas médicos afirman que el tratamiento en una cámara de oxigenación hiperbárica, que anunció que se realizaría, debería durar al menos 10 días. Ramírez, director de la firma ORC Consultores, cree que quienes sentirán más la ausencia son los aspirantes del PSUV en Anzoátegui, Aragua, Lara, Miranda, Nueva Esparta y Zulia, de quienes dice que “no han podido ganar territorio”.

Evans cree que la legitimidad de los candidatos del PSUV ya está ganada, toda vez que fueron seleccionados por el presidente Chávez. Advierte, sin embargo, que “ellos deben demostrar no solo su propio liderazgo, sino su capacidad de aportar a la gestión revolucionaria”. La última vez que el jefe de Estado apareció públicamente fue el 15 de noviembre, en un acto televisado en consejo de ministros.

Electoral

Sin conexión están los resultados del 16-D con la sombra que vuelve a surgir sobre la enfermedad de Chávez, dice Evans, pues cree que los electores ratificaron el pasado 7 de octubre, que votaron a su favor pese a las dudas. “Lo que termina siendo evidente es que tratar de conectar el viaje del Presidente con los resultados de los comicios es una acción desesperada de quienes no hallan cómo engañar al pueblo para incrementar algún punto electoral hacia las regionales y municipales”.

Ramírez ofrece un consejo a los aspirantes opositores: “Tienen el reto de sacar la enfermedad de Hugo Chávez de la agenda electoral”. Considera que esta campaña ha sido atípica, acostumbrados los venezolanos a mayor nivel de actividad y a la participación del jefe de Estado, pero no cree que los respaldos varíen significativamente.

Lea la noticia completa en laverdad.com
 

Etiquetas: