¿Hubo fraude electoral? Cuestionan limpieza de elecciones en Venezuela La derrota que sufrió el opositor Henrique Capriles en los comicios del domingo desempolvó las dudas sobre el sistema electoral utilizado en Venezuela, en medio de denuncias de que está diseñado para favorecer al presidente Hugo Chávez hasta el grado de imposibilitar la realización de elecciones justas en el país.

Analistas e integrantes de la oposición consultados por El Nuevo Herald dijeron que Capriles perdió no porque hubiera fracasado en conquistar las preferencias del electorado, sino porque no logró defender la votación de una serie de mecanismos perversos que en conjunto constituyen fraude.

“Yo tengo una convicción, y es que los resultados del domingo no reflejan la verdadera voluntad del pueblo de Venezuela. Si las elecciones hubiesen sido limpias y libres, otro sería el resultado”, dijo la diputada opositora María Corina Machado.

“El 7 de octubre, lo que aquí se impuso, lo que aquí ganó, fueron el abuso y el atropello del gobierno”, sostuvo.

Pero el propio Capriles, ante críticas de algunos sectores de la oposición de que concedió demasiado rápido su derrota, fue tajante en afirmar que las elecciones habían sido limpias.

“Aquí no hubo fraude y lo digo clarito, el proceso, de acuerdo a la información que nosotros hemos ido auditando, si aquí hubiera habido algo que pusiera en duda (el resultado), yo sería el primero en decirlo”, expresó Capriles a inicios de esta semana.

Aún así, muchos dentro de las filas de la oposición creen que las fuerzas democráticas del país cayeron víctimas de una emboscada, incluso mucho antes de la apertura de las urnas, al aceptar competir bajo condiciones que benefician al adversario, impuestas por un Consejo Nacional Electoral controlado casi en su totalidad por el chavismo

“Capriles hizo una gran campaña; hizo un trabajo admirable. Pero la falla no estuvo en la campaña. Estuvo en no entender que tenemos un sistema electoral perverso. No se puede hablar de soberanía del voto si no existe libertad, justicia y transparencia y en Venezuela no existieron ninguna de esas tres”, explicó Machado.

Según expertos consultados, el gobierno venezolano empleó una serie de mecanismos fraudulentos para beneficiar a Chávez en su propósito de extender a 20 años su período presidencial, incluyendo el uso de un registro electoral que nunca ha sido depurado pese a insistentes reclamos de que dentro de la lista aparecen registradas millones de personas que en realidad no existen.

El ingeniero Anthony Daquin, ex asesor del Ministerio de Interior y Justicia de Venezuela, sostiene que ese universo de electores fantasmas se esconde entre las cinco millones de cedulas de identidad emitidas sin cumplir con los debidos requisitos legales a lo largo de los últimos 10 años, a través de un proceso que en realidad estuvo organizado por el gobierno cubano.

Daquin, quien participó en ese proceso, dijo que muchas de esas cedulas de identidad fueron a parar ilegalmente a manos de extranjeros a quienes se les prometió normalizar su situación migratoria, pese a que no cumplían los requisitos, bajo el compromiso de que siempre votaran a favor del gobierno, y a militantes del chavismo, quienes ahora portan más de un documento de identidad y lo utilizan para votar dos o tres veces durante los comicios…

Lea la noticia completa en El Nuevo Herald
 

Etiquetas: