Schémel: Revolución tiene oportunidad de triunfo en estados gobernados por opositores La Revolución Bolivariana “tiene una gran oportunidad” de triunfo en las elecciones regionales del 16 de diciembre en estados claves como Zulia, Táchira, Miranda y Carabobo, hasta ahora en manos de gobernadores de derecha, sostuvo el presidente de la firma Hinterlaces, Oscar Schémel, este martes

Asimismo, resaltó que la victoria del presidente Hugo Chávez en los comicios del pasado 7 de octubre “va a influir definitivamente en las regionales”, tomando en cuenta que este tipo de comicios tiene una dimensión más racional que los procesos que deciden quién ocupará la primera magistratura.

“Los ciudadanos van a pensar qué es lo que más conviene a su estado: si un gobernador de oposición, que tenga dificultades con el Gobierno central, o un Gobierno regional que sea más afín al central y que puede hacer más fácil la transferencia de recursos y el apoyo”, explicó.

Apuntó que este es es un elemento racional que “va a pesar en la decisión de voto de los ciudadanos el 16 de diciembre”.

Schémel señaló que en estos casos, “el elector piensa más en su conveniencia”, por lo que no apoyará a candidatos que no lo convenzan de que harán una gestión más eficiente.

“Los candidatos oficialistas tienen que comportarse ya como gobernadores, resolver problemas, darle a la gente la sensación de que son eficientes y de que su presencia asegura el apoyo del Gobierno central”, agregó.

“La revolución de entrada tiene que dar señales de que el modelo puede ser eficiente y colocar en la batalla electoral a sus mejores cuadros, a sus mejores gerentes”, dijo el analista.

Consultado sobre qué significaría una derrota para el ex candidato presidencial de la derecha y actual aspirante a la Gobernación de Miranda, Henrique Capriles Radonski, Schémel indicó que dejaría en entredicho su liderazgo y capacidad de convocatoria.

Capriles se medirá al postulado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) en esta importante entidad del país, Elías Jaua, quien es una de las figuras más cercanas a Chávez y fue el vicepresidente desde 2010 hasta la semana pasada.

Del mismo modo, Schémel señaló que es previsible que la participación en las regionales sea mucho menor que en el proceso anterior. “Incluso la fecha desestimula la participación de algunos sectores, sobre todo de la clase media”, apuntó.

Hinterlaces ya comenzó a hacer sus mediciones en los estados más importantes y que previsiblemente pueden estar más disputados.

La mayoría apoya el modelo de inclusión

Schémel declaró en un foro de análisis de los resultados de las presidenciales, en las que Chávez ganó con 55,25% de los votos.

Indicó que si bien la gran mayoría del país respalda el modelo de inclusión -con lo cual descartó tajantemente que Venezuela esté dividida- puntualizó que hay retos tanto para el chavismo como para la oposición.

Los socialistas, señaló, deben ampliar su base social de apoyo.

“La Revolución Bolivariana necesita el respaldo de otros sectores sociales como las clases medias, empresarios, para consolidar el modelo de inclusión. Estos sectores se sienten excluidos por un discurso radical, a veces demasiado ideologizante”, dijo y añadió que los revolucionarios deben pasar de una hegemonía por polarización a una hegemonía por consenso.

Mientras, resaltó que la oposición “necesita repensar el país”, pues sus intelectuales se empeñan en reducir la revolución a un problema de gestión, a una relación clientelar y a un supuesto ventajismo del Gobierno.

“Aquí hay un proceso de cambio cultural muy profundo que está viviendo la sociedad venezolana. Hay un proceso de maduración social y democrática que la oposición debe entender para lograr sintonizarse, sobre todo con las mayorías y convertirse en una alternativa”, agregó.

Explicó que el consenso en torno al modelo de inclusión es tal que tanto Chávez como Capriles reivindicaron este esquema en sus campañas y añadieron la promesa de hacerlo más eficiente.

Esto significa para el Gobierno “repensar el modelo, relanzarlo o reimpulsarlo”, mientras que para la oposición implica, “más allá de clonar la oferta social y política de la Revolución Bolivariana, encontrar una oferta superior para convertirse realmente en una alternativa para las mayorías”.

En ese sentido, opinó que en ese relanzamiento de la revolución se inscriben los planteamientos de las micromisiones y la creación de un ministerio de seguimiento de políticas públicas efectuados por el Presidente.

“Desde hace dos años el gobierno inició un proceso de relanzamiento de la gestión, con las grandes misiones, inauguración de obras, presentación de logros. Eso le permitió subir 20 puntos en calificación positiva de gestión. Esa percepción que existió de que el Presidente lo podía hacer mejor tiene que ser reafirmada rápidamente”, sostuvo Schémel, cuya encuestadora fue una de las más acertadas en cuanto a los resultados de las elecciones presidenciales del domingo 7.

Lea la noticia completa en Agencia Venezolana de Noticias
 

Etiquetas: , , ,