Sus finanzas después del 7O Ante la llegada de las elecciones el 7 de octubre, vale analizar la situación económica del país y luego tratar de visualizar cómo podría afectar a su bolsillo.

Para eso, comenzaremos por entender cómo se encuentra el país y las distintas variables que afectan directamente a su bolsillo. Luego veremos cuáles son los posibles escenarios dependiendo del candidato vencedor en las elecciones.

Trataremos el día de hoy de ser objetivos y nos orientaremos más que a criticar los programas de ambos candidatos a analizar qué podría pasarle a usted en caso de que gane uno o el otro candidato.

La verdad es que el panorama no se muestra alentador, partiremos de analizar la macroeconomía del país con base en dos variables que en el fondo resumen los resultados de la política fiscal, monetaria y cambiaria, así como el comportamiento de la economía venezolana.

Reservas internacionales

Las reservas internacionales del país representadas en dólares de los Estados Unidos, según cifras del Banco Central de Venezuela (BCV), cierran octubre en niveles de aproximadamente 26.000 millones. Una baja de 4.000 millones desde el inicio de 2012 y de casi 10.000 millones desde comienzos de 2010. Del total de reservas, aproximadamente 20.000 millones de dólares podrían ser oro (calculando el precio de la onza en $ 1.700). El precio del oro a comienzos de 2010 estaba en $ 1.100 la onza, es decir, representaba unos 13.000 millones de dólares de las reservas. En palabras sencillas, las reservas internacionales en activos distintos al oro han mermado de 23.000 millones a 6.000 millones de dólares. La caída de este indicador evidencia el poco soporte al bolívar y su posible inestabilidad futura.

Circulante monetario

El circulante monetario ha sufrido incrementos de gran significación desde la última devaluación a comienzos de 2010. Ha crecido 140%, según cifras del BCV. Un aumento de esta magnitud indica que hay 2,4 bolívares en la calle por cada bolívar de comienzos de 2010 y, claro está, el bolívar en la actualidad tiene menos respaldo en cuanto a reservas internacionales que nunca.

Exportaciones y endeudamiento

Sobre las exportaciones petroleras, las cifras difieren, pues Pdvsa, la Opep y la Agencia Internacional de Energía muestran números distintos. Lo que sí podemos concluir es que una baja en reservas internacionales no es buena señal, sobre todo en un período en el que el endeudamiento del país ha crecido significativamente.

En palabras sencillas, calculando el respaldo al bolívar desde 1982, es decir, multiplicando las reservas internacionales por la tasa de cambio oficial y dividiendo el resultado entre el circulante, estamos ante un mínimo histórico. En la actualidad, el respaldo al bolívar no llega a 20%. Antes del Viernes Negro y del Caracazo, los niveles de respaldo a la moneda estaban en alrededor de 30%.

Todo eso indica que luego de las elecciones vendrán tiempos de ajustes, tiempos duros sin duda. Para que los cambios generen los mínimos daños a su patrimonio y a su estabilidad financiera, usted deberá estar preparado y tomar las acciones correctas.

Escenario Capriles

De Capriles y su equipo de gobierno podremos esperar una serie de ajustes graduales, es decir, es probable que el bolívar sufra devaluaciones o depreciaciones poco a poco, encareciéndose el dólar. Eso sí, tratando de que los efectos sobre los alimentos y artículos de primera necesidad sean mínimos, pero garantizando el abastecimiento a precios moderados de alimentos y medicinas.

El gradualismo también implica que probablemente las tarifas de los servicios públicos irán incrementándose lentamente, pero eso sí, en la medida que el poder adquisitivo y la productividad del venezolano rindan lo suficiente para el pago de nuevas tarifas que a su vez servirán para cubrir los costos, mejorar y optimizar los servicios.

Escenario Chávez

En el caso de que exista continuidad en las políticas de Estado, es muy posible una devaluación similar o aún mayor que la de 2010, que se justificaría en la crisis financiera internacional y quién sabe en cuántas más excusas sin sentido. El ajuste traerá sin duda un impacto significativo en la capacidad de compra del venezolano. Es probable que se dejen algunos artículos a precios relativamente bajos con base en un dólar para bienes prioritarios; sin embargo, el desabastecimiento se hará notar con fuerza.

El hombre de la calle deberá pagar precios altos por bienes sucedáneos al no conseguirse los prioritarios. Esto, sin duda, redundará en el empobrecimiento de grandes sectores de población.

Para finalizar, es de hacer notar que los ajustes serán necesarios independientemente del ganador de la contienda electoral y serán de la entera responsabilidad de las políticas del actual gobierno. Para comprender lo que puede venir de mantenerse el gobierno, es importante observar el comportamiento de la economía argentina, país en el cual la población se encuentra sumamente incómoda ante la significativa pérdida en su poder adquisitivo luego de las elecciones que confirmaron a Cristina Fernández de Kirchner en la Presidencia.

La continuidad de políticas populistas que dejan a países en la ruina es una pesadilla que ya hemos vivido, las crisis de 1983 y 1989 y los varios ajustes cambiarios llevados por este gobierno, sobre todo los de 2003 y 2010, son casos claros de eso.

Lo importante para usted, querido lector, es protegerse, adquiriendo bienes que al menos mantengan su valor a pesar de la crisis y para nada ahorrar en bolívares, pues estos perderán una porción considerable de su ya mermado poder adquisitivo.

Nuestras esperanzas son las de un equipo de gobierno con alta solvencia moral y técnica, capaz de generar los incentivos necesarios para minimizar los impactos y voltear la tortilla en el corto plazo, logrando un crecimiento sostenido sin un gasto público extremo y con estabilidad cambiaria. Lamentablemente, no podemos decir que eso ha ocurrido en los últimos 14 años.

Lea la noticia completa en Anali­tica.com
 

Etiquetas: