Votar el 16D si será compensatorio El tema es absolutamente fascinante!!!! La lectura de las inagotable fuentes de información relativas al descalabro sufrido el 7O, llevan a la convicción de que al final del magnífico proceso que se llevó a cabo con el liderazgo cada vez más fuerte y sólido del candidato HCR y la catastrófica campaña del que fuera llamado el saliente, dan por ganador al que no fue proclamado así.

Pero a la luz de la dinámica del quehacer político local, volver sobre el pasado resulta oficioso, salvo la cruel enseñanza que ha dejado en los interesados, el haber confiado en el árbitro en la forma ilimitada en que se hizo. Hoy los candidatos de la Unidad, estarán cuidándose de contar los votos como lo pauta el reglamento y de hacer las auditorias ciudadanas previstas para evitar el fraude y que fueron la positiva lección que dieron el Táchira y Mérida donde la oposición resultó ganadora con el margen previsto por Consultores 21 para todo el país.

El nuevo panorama comienza con el agrietamiento del PSUV por la imposición de candidatos extranjeros en los territorios que pretende gobernar. La voz del supremo líder se ha silenciado trágicamente para ellos que son solo instrumentos personales del jefe y no líderes reconocidos en los terruños a gobernar.

La enfermedad, presunta o cierta de Ch. es una ventaja política de proporciones incalculables. La orfandad en que han quedado sus delfines los sitúa en niveles de anemia electoral perniciosa irrecuperable.

La oportunidad que se abre a la oposición de ganar más de DOCE gobernaciones se hace francamente posible y logrando ese enorme poder político, se pueden lograr importantísimos cambios en la ruta hacia el comunismo, la esclavitud del ciudadano y la ruina del país que estamos transitando. La oportunidad está claramente en nuestro favor y no hay que dejarla escapar, el voto será ampliamente compensatorio en estas elecciones.

La enfermedad de por si irreversible debe procurar anemias políticas de distintos grados en todo el tren ejecutivo, y en organismos tan importantes en este tipo de evolución política, como lo son el CNE, el TSJ y la AN.

No nos queda otra que VOTAR duro, fuerte, con convicción y fe, la conquista de 12 gobernaciones está a la mano, solo se necesita verificar las actas, hacer las correspondientes auditorias y estar alertas para que el anuncio del resultado electoral revele un resultado constatable y verificado.
Las crisis que puedan sobrevenir serán sanas, civiles y pacíficas y revalorarán el poder de comandancia de los partidos opositores. La entrega, por el contrario será estigmatizada.

Lea la noticia completa en Anali­tica.com
 

Etiquetas: